sábado, 4 de agosto de 2012

Orgullo gay y más cosas

Hoy puede que alguno haya visto imágenes de Amsterdam en la tele porque la ciudad se ha llenado con más o menos un millón de personas para la cabalgata del orgullo gay, el Gay Parade o Gay Pride Parade. Lo hacen en barcazas por los canales y es un día de juerga general en la que todo es rosa o con la bandera arcoiris. Pues bien, sentimos deciros que lo hemos evitado casi todo el día así que no podemos contar mucho de ese tema, somos así de aburridos.

Hoy salimos tempranito a comprar un par de cosas que hacían falta y sobre todo, a buscar una impresora a un precio razonable porque aquí encontrar un locutorio que te imprima algo es casi imposible. Así que una vez más atravesamos la ciudad hasta llegar al barrio De Pijp, donde el holandés del tranvía de ayer nos había dicho que está el gremio de tiendas de informática (no hay prácticamente ni una en el resto de la ciudad). Por el camino sí que vimos mucho madrugador cogiendo sitio en los puentes para ver el desfile, y también alguno ya ataviado para bailar y asombrar al personal, pero la verdad es que para quien haya estado en el carnaval de Tenerife no es tan chocante ver a un tipo peludo y barbudo vestido de mallas fucsia. Se nota un ambiente muy divertido y con ganas de sano cachondeo, pero nos echaba atrás el meternos en la multitud con dos niños, uno de ellos en carrito, así que no sabíamos si íbamos a meternos o no a verlo cuando empezase a las dos.

En la misma calle de la informática está el parque más cercano al colegio nuevo así que aprovechamos para que los niños lo vieran. Está muy bien, es el Sharpati Park y tiene estanques, columpios, paseantes con perro y mucho césped, así que pasaremos a menudo tras el cole si el tiempo lo permite.

Tras empollarnos bien el tema impresoras, volvimos a casa a comer usando el tranvía. Ya casi era la hora del comienzo del desfile y había unas cantidades importantes de gente. Esta ciudad es relativamente pequeña y las calles son más bien estrechas y de adoquines; si le sumas que por varias de ellas pasa el tranvía, la cosa se convierte en agobiante. Así que vimos alguna cosa desde el tranvía pero íbamos en dirección contraria a la farra. Eso sí, al atravesar el IJ en el ferry nos cruzamos con varios barcos de participantes con las canciones tópicas de toda la vida y alguna nueva (la sueca de Eurovisión pega fuerte este año, por lo que se ve, porque la oímos varias veces). Llegamos, comimos, busqué un poco el tema de los alquileres y el trabajo (como cada día) y volvimos a cruzar y a ver barcazas con globos rosa, marineritos semidesnudos y música de Village People (no exagero, la música sigue siendo la que uno piensa que va a ser un topicazo), pero ignoramos los cantos de sirena y salimos hacia el este de la ciudad a comprar las nuevas extensiones de nuestro cuerpo: bicis holandesas (véase la entrada anterior).



En principio íbamos a quedar con unos amigos nuestros durante el desfile, pero entre que no cuadramos las horas bien y que nos surgió lo de las bicis, eran ya más de las 6 cuando logramos vernos todos a medio camino de donde nos encontrábamos, que fue en el museo NEMO, el favorito de mi hijo y al que no nos quedará más remedio que ir la semana que viene. Llegamos al museo según se abrían los cielos y caía la del pulpo, pero por suerte la cafetería de abajo estaba abierta y nos tomamos algo con ellos, charlamos, nos secamos y quedamos en vernos más adelante para comer. Ella es una amiga de Tenerife, él su marido y el santo varón que nos fue a recoger al aeropuerto. Los del bar acabaron por echarnos quitando la música y apagando la luz, pero tuvieron el detalle de regalarle a Javi un globo gigantesco (rosa, por supuesto) que formaba parte de la decoración del local hoy, y que llevó encantado en su nuevo asiento de bici.



De vuelta a casa vimos a todo tipo de fauna en diferentes estados de embriaguez (también similar a los carnavales de Tenerife). Hemos llegado a la conclusión de que si estamos aquí otro año para el desfile, hay que lograr un barquito porque la gente que puede se suben a uno con un picnic y una nevera, rellenan el espacio sobrante con amigos y pasan el día viendo el desfile tan ricamente desde el agua, donde hay mucha menos gente y se pasa mejor.

Al llegar a casa dejamos las bicis en el sótano y Javi decidió soltar el monstruoglobo.

Mañana posiblemente iremos a ver el sitio donde tengo la cita del lunes, a ver cuánto se tarda en llegar, qué aspecto tiene, etc. Me pasa como a mi hijo, me quedo más tranquila si veo el "sitio nuevo" antes del día importante, será que me da más seguridad saber algo de lo que me espera.

5 comentarios:

  1. Sonia Rosa MOntesinos4 de agosto de 2012, 23:05

    !que bonita la foto¡

    ResponderEliminar
  2. La foto se sale!! Jajajaja!! Mucha suertaza para esa entrevista de trabajo!! Besos Paka!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este bloc, estoy enganchada amiga. Mucha mucha suerte en la entrevista, un beso enorme a los cuatro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias... pero no sé quién eres :)

      Eliminar
  4. Y...viste a la señora del hombre del tranvía en la Gay parade?

    ResponderEliminar